Mons. Aparicio quería dejar a las hermanas una imagen de Jesús en su adolescencia como Patrono del Instituto y para que ellas lo presentaran como modelo a los niños y a los jóvenes con quienes iban a trabajar en la misión.

Andaba con esta inquietud y no encontraba una imagen que le gustara. En esta búsqueda estaba antes de fundar el Instituto y ya fundado, fue a predicar unos Ejercicios Espirituales a los salesianos en Colombia, allá se encontró con el Padre Juan del Rizzo, salesiano y muy amigo de Mons. Aparicio le comentó al Padre Juan su proyecto de fundación y que andaba buscando una imagen de Jesús adolescente para el Instituto.

El Padre Juan le sugirió a Monseñor que les presentara a las Hermanas el Divino Niño Jesús: que El era milagroso y que la obra se la encomendara a su patrocinio. A Mons. Aparicio le pareció buena la propuesta porque le gustó la imagen del Divino Niño. El Padre Juan entró a su cuarto y sacó una estampa del Divino Niño, dándole un beso le dijo. "Divino Niño te vas para Centro América, te portas bien con Mons. Aparicio.

Cuando Mons. Aparicio, trajo la estampa del Divino Niño de Colombia se la presentó a las Hermanas y les dijo. "Traigo la imagen del Divino Niño y El será el Patrono de la Congregación ".

El Divino Niño sorprendió a las Hermanas porque a los pocos días de haber traído la estampa de Colombia, se dieron cuenta que en la pared del dormitorio de Doña Santos (bienhechora que regaló su casita para fundar la obra) estaba pegada la estampa de la imagen del Divino Niño igual a la que Mons. Aparicio había traído de Colombia, cuando las Hermanas se lo comunicaron a Monseñor, él no salía de su asombro, al saber que el Divino Niño ya estaba esperando a las Hermanas en la casa donde nació el Instituto. Ante esto, Monseñor les dijo . "Ya se ve claro que el Divino Niño quiere quedarse en la Congregación y ser el Patrono de ustedes"

Mons. Aparicio pensaba en una imagen de Jesús de unos doce años, pero quien sabe por qué, ningún pintor pudo hacerle una imagen como él la deseaba; es así, como la imagen del Divino Niño Jesús quedó como Patrono de la Congregación , y es esta devoción la que las Hijas del Divino Salvador han extendido en los lugares donde ellas están presentes.

• En las homilías del 24 de diciembre de 1982 y de 1990, nos habló de venerar al Niño Jesús desde el Pesebre hasta su visita al Templo: "hace 26 años que se aviene repitiendo esta ceremonia aquí en este lugar, en el silencio, apartado del mundo. Con un gozo espiritual interior, hemos venido homenajeando al Niño recién nacido y lo hemos tomado en su niñez, como el GUIA Y EL PASTOR DE NUSTRAS ALMAS Y DE NUSTRAS OBRAS."

• " Hemos celebrado apenas los 30 años, que se comenzó en este lugar, lo más humildemente, lo más pobremente, lo más solitariamente que se puede imaginar, porque sólo estaban ellas que eran cinco y unos sacerdotes que me acompañaban y yo; fue un 24 de diciembre. Por eso es que esta fiesta para nosotras es muy grata, la llevamos muy en lo hondo del alma, y procuramos que sea la norma de nuestra vida, el pesebre de Belén, que tantas cosas nos enseña: la obediencia del Hijo de Dios, la pobreza del Hijo de Dios, la inocencia del Hijo de Dios, eso es lo que llevan como norma, eso es lo que se repite cada año, para que tengan presente que no es una cosa así nomás, por casualidad, sino en realidad, porque Dios así lo ha determinado, y así lo ha querido.

El día en que el Instituto quiera desprenderse del Pesebre de Belén, comenzará su ruina, comenzará su decaimiento, comenzará a desparramarse y tal vez hasta llorar como han llorado muchas congregaciones religiosas, estos años pasados.

Alrededor del Pesebre de Belén, con la pobreza de Belén, con la obediencia de Belén, con la castidad de Belén, irás adelante, Dios lo quiere, Dios lo desea y en esta forma se los pide a los padres de familia.

 

Historia de la Romería en honor al Divino Niño Jesús.

 

Por lo menos unos cuatro años la Romería se celebró el día de la Sagrada Familia , o sea el domingo después del 6 de enero (Epifanía). La primera procesión se celebró en 1957-1958. Esta primera procesión hizo de la siguiente manera: salió a las 5:30 p.m. de la casa de las Hermanas, había bastante gente del pueblo. Iban en le procesión Monseñor Aparicio, el Padre Julio y el Padre Marcial, ellos iban cantando cantos de navidad, ejemplo: Adiós Dulce Niño, adiós dulce Infante, Viva, viva Jesús mi amor. Recorrieron la calle principal de Santo Domingo, al regresar entraron a la capilla, monseñor dio una platiquita y les dijo a las personas que el Divino Niño iba a ser el patrono del colegio. El anda que sacaron era sencilla, la arregló Don Tránsito (Tancho) Corpiño, sacristán de la Parroquia , la adornó con ramas de mirto.

El objetivo de esta Romería era agradecer al Divino Niño su presencia entre nosotras. La gente conoció al Divino Niño desde los inicios, que Monseñor lo presentó como nuestro Patrono.

La gente le empezó a tener mucha devoción rápidamente. La procesión se hacía de noche para que asistiera toda la gente del pueblo. La gente de los cantones venía en peregrinación cantando y rezando y se unían a la procesión. Las autoridades de la localidad querían hacer esta fiesta con mucha pompa, como una fiesta patronal. Un año incluso vinieron las ruedas y las ventas estaban en el parque. Fue nuestro Fundador quién rápido reguló esta fiesta y dijo que la quería más interna. Fue así como se comenzó a celebrar la misa en la capilla del Colegio ya a celebrarla no con intervención de las autoridades locales. Después de algunos años se comenzó a celebrar un domingo que estuvieran las alumnas.

La Romería servía para evangelizar. Hna. Apolonia acompañada por otras Hermanas o aspirantes, con meses de anticipación iba de casa en casa por todos los cantones de Santo Domingo y sus alrededores, a muchos almacenes y centros comerciales de la capital y pueblos, repartiendo la propaganda de la Romería del Divino Niño y hablando a la gente de quién era el Niño Jesús, de la Congregación , del Fundador. Todo esto permitía un acercamiento a la gente, que ya estaba esperando a Hna. Apolonia todos los años para que las visitara y saber cuándo iba a ser la Romería para estar presentes. Era una devoción grande que la gente tenía al Divino Niño. Dentro de la Romería se ofrecía el Sacramento de la Confirmación , Mons. Aparicio era quien lo administraba, la Santa Misa y la confesión.

Las personas de los cantones regalaban: dinero, maíz, animales u otras cosas que servían para ese día. Con estos animales la Hna. Apolonia ponía el Arca de Noé que le gustaba mucho a la gente. Niños, jóvenes y adultos, esperaban esta fiesta para poder gozar sanamente con sus amistades en torno al Divino Niño. Años después, por el problema de la guerra en nuestro país y el cambio de comunidad de la Hna. Apolonia , se dejó de hacer estas visitas a los hogares. La procesión se empezó a hacer en la tarde para que participaran los alumnos de lejos; esto trajo como consecuencia que las personas de la población no participaran. Además, a los cantones ya no se pudo ir y se perdió un poco la tradición bonita que había, de relación cercana con la gente de los cantones.

Mons. Aparicio murió en 1992. en 1995, se suspendió la administración del Sacramento de la Confirmación por el motivo que faltaba una preaparición para la gente que recibía este sacramento. A partir de esos años, empezó a asistir menos personas a la Romería. Fue así como se empezó a invitar a las Hermanas de las diferentes comunidades para que asistieran con los alumnos. Hubo unos años que la Romería casi era sólo de alumnos de nuestras escuelas.

Sor María Turqueli en 1959, tuvo la idea de hacer ventas el día de la Romería para recaudar fondos, por lo que a esa fiesta le empezaron a llamar también turno, así se fue paganizando en la palabra.

Llegó un momento que se hablaba más de turno que de _Romería. Gracias a Dios ya se tomó conciencia de esta situación y se le quiere dar el verdadero sentido religioso, ya que es la Romería de nuestro Patrono.

Las ventas se conservan en la actualidad. Pero se está trabajando para que lo principal se la Romería. El objetivo se las ventas es:

• Entrar en contacto con la gente

• Que los que viene a pasar aun día con el Divino Niño, tengan una comida sana para alimentarse.

• Recaudar un fondo económico para la comunidad.

A partir del año 2004 la procesión del Divino Niño, ha cobrado más atracción por parte de la gente, ya fue muy numerosa de personas del pueblo y de otros lugares, además de los alumnos. Para el año 2005, se les pidió a las hermanas de las diferentes Comunidades, que a los alumnos los traigan en actitud de peregrinación a la Romería del Divino Niño. La Romería sigue siendo una forma de evangelización.

Desde hace muchos años, hasta la fecha, la Romería se celebra el segundo domingo de marzo, aunque siguiendo la trayectoria se su infancia, se debería celebrar antes de entrar a Cuaresma.

 

Facebook

Complejo Eduativo Católico Pio XII